Cuentos de gatos y ‘chocletas’

 

Toletis, cuentos de gatos, Rafa Ruiz

¿Cuentos que ronronean, con gatos que comen letras y perros que tragan niebla? Bienvenidos a Toletis, el mundo creado por Rafa Ruiz. / Ilustraciones: Elena Hormiga.

EVA SAN MARTÍN. ¿QUÉ OCURRE CUANDO LOS GATOS ZAMPAN LETRAS QUE confunden con rosquillas? ¿Pueden los perros tragar un bocado de niebla y pasar tres días flotando? ¿Qué dicen los gatos en los cuentos? ¿Cómo es la vida entre blublujas, chirriscos y chifloteros?

Juegos de palabras y animales se entrelazan en Toletis, los libros de cuentos creados por Rafa Ruiz (Toletis y Toletis Cuatro Estaciones, NubeOcho y Mad Libro). Hablamos de cuentos de gatos, de letras con las garras afiladas, de pueblos y del amor de los escritores por los animales.

En Toletis hay cuentos de gatos y hay cuentos de perros. Pero también cuentos de cigüeñas, árboles que disparan aventuras, charcos, tardes de viento, meriendas y hasta una tía Josefina que prepara pasteles de manzana. Una zambullida, de cabeza y sin flotador, en el mundo rural más sabroso. Con su belleza indómita, pero también con su crueldad sin artificios.

Dejen salir al niño y a la niña que llevan dentro. Acicalen sus orejas y afilen sus garras: los libros de Toletis ronronean.

cigueñas
“Crecí en un pueblo muy pequeño al norte de Burgos, Quintanaentello, por lo que convertir a los animales en protagonistas de mis cuentos para mí fue algo natural”, explica Rafa, creador de Toletis, un mundo al que define como “realismo mágico ecológico”.

Gatos que zampan letras, blublujas que flotan y chocletas blandurrias. Y entre tanto juegos de palabras peludos, hasta los perros dicen “miau”. “En las ciudades nos olvidamos incluso de que llueve”, reconoce Rafa, a punto de atacar una ración de patatas bravas humeantes en un bar del centro de Madrid.

No quiere idealizar el mundo rural, “porque también tiene cosas malas”, explica, “pero este desligamiento de la naturaleza que sufrimos en la ciudad hace que muchos olviden que hay más seres vivos, además de las personas. La vida natural son los gatos y los perros; y matambién las ardillas, los gusanos y las margaritas”, dice Rafa, que codirige la revista El Asombrario y la galería Mad is Mad de Madrid.

Toletis se mastica, como las patatas bravas que ya no están tan calientes. Huele y suena como las ramas durante las tardes de viento. Te acaricia, como el ronroneo de los gatos en la niebla. Y se mira con gusto, gracias a las divertidas ilustraciones de Elena Hormiga.

GATITAS

Cuentos de gatos, protagonizados por Manchitas y María Antonia, en Toletis. Ilustraciones: Elena Hormiga.

Vida animal entre libros

Rafa vive con diez gatos en su casa del pueblo, pero en Madrid comparte su vida con Truman, “un perro un poco gato, porque a veces hace que no me escucha, y al que adoro”, confiesa. ¿Y por qué tantos escritores y artistas comparten sus vidas con animales? De Truman Capote a Sartre, Hemingway o Mark Twain, cuatro “hombres de gato” confesos. “Los escritores necesitan sensibilidad para captar lo que les rodea, y esto implica amar a los animales. Además, perros y gatos nos permiten vivir más cerca de esa parte de la naturaleza que olvidamos”, dice Rafa.

ardilla

En Toletis la destrucción del entorno natural lo simboliza la carretera: el mundo urbanita y sus prisas, sus urgencias grises. “En España hemos destrozado paisajes enteros por construir una carretera, y ahorrarnos diez minutos de viaje. La carretera es el símbolo del mundo de la ciudad que llega a los pueblos sin detenerse, aplastándolo todo”.

Toletis son cuentos de ecologismo mágico para niños y niñas de 7 a 107 años; para respetar lo que nos rodea y aprender a parpadear más despacio, al ritmo de un atardecer de invierno en las montañas. Eso sí, acompañados por un buen amigo peludo. Purrrrr .

toletis-perrosbarco toletis-pajaritos-2

¿Te gustan los cuentos de gatos y animales? ¿Cuál es tu cuento de gatos preferido? Cuéntanos y comparte, ¡Estamos deseando escucharte!

 

Información relacionada:

espido-freire-entrevista-gatosEspido Freire:
“Comparto cama con mis gatas, ¡qué remedio!”

Cinco razones para leer
‘Un gato callejero llamado Bob’

Cuento peludo:
‘Palabra de Gato’ o cómo Cooper conoció a Eva 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *