Ikea para gatos: los muebles suecos más PURRRFECTOS

TWIITEREVA SAN MARTÍN. Ikea se ha rendido a la evidencia peluda: hacer muebles para gatos que sean confortables, estilosos y económicos a partes iguales es tendencia. En otras palabras (o maullidos): el gigante sueco ha lanzado su primera línea de muebles hechos para, y al gusto peludo, de los mininos. Y, un adelanto: estos muebles para gatos son purrrfectos.
muebles para gatos ikea lurgivEn la colección de muebles para gatos de Ikea hay mullidos refugios felinos que puedes combinar con las estanterías de libros, camas en altura que además son una mesilla de noche para humanos y felpudos rascadores con adhesivos con los que transformar tu aburrido escritorio en un estiloso mueble purrrfecto. Muebles felinos para gatificar la casa en menos de lo que suena un maullido.

¿Y cómo se llama esta colección de muebles tan ronroneante? La nueva línea de muebles de Ikea para animales, que incluye propuestas tanto para gatos como para perros, se llama Lurwig: (¡lo has adivinado!), “peludo” en sueco. Un total de 34 muebles y accesorios felinos creados por la diseñadora valenciana Inma Bermúdez, con ayuda de asesoramiento veterinario. La colección más peluda de Ikea ya está disponible para los felinos de Japón, EE.UU., Canadá, Francia, Japón y Portugal. Y esperemos que muy pronto también llegue a España.

casas para gatos¿Otra buena noticia peluda? El precio de estos muebles para gatos es desde muy barato a razonable: tendrás la cama felina de diseño más estilosa del barrio (el artículo más caro) por menos de 50 euros.

Los testadores peludos con los que comparto la vida, Cooper, Cabo, Martes y Billy, no han podido sestear en estos muebles, ya que la colección aún no está disponible para España. Pero basta un vistazo para comprobar que la línea de muebles para gatos de Ikea es fiel a las líneas limpias y de colores básicos (negro y blanco combinados con verde luminoso en accesorios) que son su marca de identidad. Muebles felinos modulares y multifunción hechos con amor, mimo y conocimiento de la naturaleza minina, que ayudarán a gatificar la casa adaptándola a las necesidades de nuestros sesudos compañeros de vida sin sacrificar el interiorismo ni el bolsillo.

Echémosle un ojo a la colección más ronroneante de Ikea.

Muebles para gatos Ikea, Ludwig

 

La cama Cat House es una versión gatuna de la caja de almacenaje Drona, pero con una entrada frontal que la convierte en un refugio purrrfecto cuando el minino quiere esconderse dentro o sencillamente pasar tiempo solo.  ¿Lo mejor de todo? El refugio Cat House puede combinarse con la estantería Kallax, lo que multiplica las posibilidades de gatificar la casa. ¡Y de habilitar gustosos espacios de descanso felino entre libros!

Muebles para gatos Ikea, Ludwig

Esta cama para gatos de tela y espuma esconde no una ni dos, ¡sino tres opciones felinas distintas!  Puede usarse como refugio cerrado, pero también se transforma en una cama gatuna abierta con respaldo trasero elevado para que los mininos se sientan más protegidos. La tercera opción es convertirla en una cama nido mullida más tradicional. En todos los casos, podemos meter dentro el cojín para gatos: suave y fácil de lavar.

Muebles para gatos Ikea, LudwigConfieso: este mueble para gatos me ha enamorado. Esta más que estilosa mesilla de noche está gatificada de arriba abajo; ya que además de ser un mueble vintage para la habitación es un refugio felino.

La cama felina- mesilla de noche incluye un rascador para que los minimos arreglen las uñas y estiren los músculos al despertar de la siesta. Pero aún hay más: las patas del mueble pueden quitarse y entonces encaja dentro de una estantería Kallax. O puedes colgarlo en la pared.

Cama para gatos, Ikea, Ludwig

Esta cama para gatos utiliza el diseño limpio clásico de Ikea. Por un lado puede usarse como camita nido felina con tres solapas ligeramente levantadas para los gatos que quieran un momento de intimidad. Pero además, podemos darle la vuelta y usarla como escalera gatuna: una ayuda para los mininos mayores que necesitan un peldaño para subir al sofá y acurrucarse con su querido humano. Una idea sencilla, pero muy ronroneante.

rascador ara gatos Ikea Ludwig

El felpudo-rascador para gatos con adhesivos me encanta. Sencillo, barato (unos 5 euros) y puede ajustarse a cualquier mesa o escritorio para transformarlo en un mueble más que ronroneante. Los rascadores para gatos nunca sobran en casa: cuanto más, y mejor colocados, más felices son los mininos. Por eso, o purrr eso,  este invento tan sencillo se merece un maullido feliz.

Cama para gatos Ikea, LudwigEl sofá para gatos es una versión reducida del sofá Solsta para humanos. Y, como ocurre en la versión ideada para nosotros, también puede desplegarse y hacerse más grande. Una idea genial cuando hay amigos felinos con los que compartir la siesta. Purrrrrrrrrrr.

Juguetes para gatos Ikea, Ludwig

Ikea ya tenía túneles de tela para niños que hacen las delicias de los mininos. Y también unidades de almacenaje de ropa sucia que pueden transformarse en el juguete o escondite felino más divertido. Por eso, que aparecieran estos juguetes para gatos solo era cuestión de tiempo, y de dos maullidos: ahora los felinos ya tienen sus propios túneles diseñados para ellos en exclusiva.

Pero estos túneles para gatos van más allá: pueden encajarse en los refugios Cat House y combinarlos con las estanterías. Una posibilidad que permite crear nuevos campos de juego gatuno cada semana. ¿Algún felino que resista la tentación en la sala?

Transportín para gatos Ikea, Ludwig

Y también hay un cómodo transportín para gatos plegable.

Cuencos para gatos, Ikea

Cuencos de comida para gatos y bebederos con dispensador desde 1 euro…

Areneros para gatos Ikea, Ludwig
Y areneros para gatos de tamaño mediano. El tamaño ideal del arenero felino debe ser al menos 1,5 veces la longitud de nuestro felino de la cabeza a la base de la cola, por lo que los 20 centímetros de este arenero resultan pequeños. Incluye, eso sí, una pala de limpieza ajustable al lateral de la caja, algo que resulta muy cómodo.

Mantas para gatos, Ikea, Ludwig

Hay estilosas mantas para gatos. Y cojines que podemos rellenar con nuestra ropa y meter dentro de mueble cama o refugio: ¿qué minino se resiste a echarse la siesta sobre un cojín que huele a su humano más querido?

¿Mi veredicto peludo? El arenero es pequeño (no lo recomiendo) y los cuencos de plástico tampoco están entre mis materiales preferidos para los gatos. Pero el resto de la colección de muebles y accesorios para gatos de Ikea merece un ronroneo feliz; ya que pondrá la importante tarea de gatificar nuestras casas y adaptarlas a las necesidades de los gatos sesudos con los que vivimos más fácil.

¿Cúal es vuestro preferido? Purrrrrr

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *