¿Los gatos pueden esquíar? Jesper nos demuestra que sí, (y nos habla en exclusiva)

EVA SAN MARTÍN. Jesper esquía, nada en ríos de aguas heladas y sube montañas cubiertas de nieve. Nada sorprendente hasta ahora, pensarás. Claro, pero lo que todavía no sabes es que Jesper es un gato. Su humana nos cuenta cómo es Jesper en la intimidad, un gato naranja adoptado hace tres años cuyas aventuras peludas ya son una sensación en las redes sociales, cómo ha aprendido a esquiar, a disfrutar de las aventuras al aire libre, a montar a caballo y a hacerse amigo de conejos gigantes. ¡En exclusiva para EN EL NOMBRE DEL GATO!

Jesper, adoptado hace tres años, se ha transformado en toda una celebrity felina recientemente, cuando su humana, Aina Stormo, subió un vídeo con Jesper esquiando en Noruega: ella sobre los esquís de travesía, y su peludo compañero al lado corriendo. “Estoy muy contento de haber sido adoptado por una familia tan activa, porque puedo tener una vida muy excitante”, asegura Jesper, a través de su propio sitio web. Y no está solo: este gato amigo de la nieve, los viajes y el deporte al aire libre comparte su vida en Noruega al instante con más de 15.500 seguidores en Instagram. Pero, ¿cómo es Jesper en la intimidad? ¿Cómo ha aprendido a esquiar, a hacer travesías de montaña y a cruzar ríos? Su humana, Aina Stormo nos lo cuenta todo en exclusiva (¿no es purrrrfecto?) para EN EL NOMBRE DEL GATO.

A Jesper le gusta la nieve

Una foto publicada por Jesperpus\A.Stormo (@jesperpusen) el

 

“Desde cachorro, Jesper ha sido un gato lleno de energía, muy activo, y siempre ha mostrado mucho interés por nosotros”, explica Aina. Jesper no tardó en disfrutar de la compañía de su humana, en confiar en ella y acompañarla en viajes y deportes al aire libre. “En otoño dábamos paseos por la montaña con Jesper, y en invierno continuamos con las rutas… Sólo que yo me puse los esquís de travesía, y a Jesper no le importó. ¡Estaba feliz de poder seguir acompañándome!”, dice Aina.

Acampar en su “bosque para tigres”

Una foto publicada por Jesperpus\A.Stormo (@jesperpusen) el

Desde muy pronto, Jesper aprendió que podía comunicarse con sus humanos y confiar en ellos. “Creo que para Jesper es divertido compartir sus escapadas al ‘bosque de tigres’  (tiggerforest) con nosotros”, dice Aina.

Para poder enseñar a un gato como Jesper a disfrutar de las aventuras con sus humanos, Aina cree que es muy importante entender la personalidad y comportamiento de tu gato. “También ha sido importante pasar mucho tiempo juntos cuando era un cachorro: el momento en que un gatito pierde a su madre y hermanos para empezar una nueva vida con otra familia es muy importante”.

Cruzar ríos…

Un vídeo publicado por Jesperpus\A.Stormo (@jesperpusen) el

Las aventuras tienen peligros, pero Aina siempre cuida de que Jesper esté bien protegido y nunca corra riesgos. “Es cierto que todos nos preocupamos para que no le pase nada malo a nuestros gatos, por eso Jesper siempre lleva un arnés cuando viaja o estamos de aventuras; una protección que también funciona cuando encontramos un perro u otro animal poco amigo de los gatos por el camino” dice Aina.

Montar y abrazar a su amiga yegua. 

Una foto publicada por Jesperpus\A.Stormo (@jesperpusen) el

“A Jesper le encanta pasar tiempo con nuestro caballo Show Jumper, visitarle en los establos”. No sólo eso: ¡Jesper también monta a caballo!

jesperpus-caballo

“Y le gusta pasar tiempo con los conejos, y es amigo de la mayoría de los perros: es amable con los perros que son amables con él”, dice Aina.

 

Una foto publicada por Jesperpus\A.Stormo (@jesperpusen) el

Disfrutar de las puestas del sol.

  Una foto publicada por Jesperpus\A.Stormo (@jesperpusen) el

“A Jesper le encanta pasar tiempo en una caballa de la montaña: siempre que lleve su arnés, Jesper está tranquilo y confiado. ¡Aunque también le encanta cazar ratones en su “bosque de tigres” y comer comida buena en casa”, dice Aina.

Hacer rutas de montaña, ¡también es cosa de gatos!

Una foto publicada por Jesperpus\A.Stormo (@jesperpusen) el

Su afición por los viajes y las aventuras al aire libre le han valido a Jesper el sobrenombre de “gato-perro”. Pero, ¿qué opina su humana de ello? ¿Es Jesper un “gato-perro” o sencillamente un gato amante de las aventuras? “La gente dice que Jesper es un gato-perro porque no están acostumbrados a ver un gato entrenado. Jesper es no es un gato-perro, sólo es un gato que disfruta de la compañía de su familia y al que le encanta recibir la atención”, zanja Aina.

Y cuando se cansa, Jesper busca sitio en su mochila de su humana para descansar.

  Una foto publicada por Jesperpus\A.Stormo (@jesperpusen) el

Aunque Jesper tiene un montón de pelo también en las patas, a veces se cansa o sencillamente tiene frío. “Entonces salta dentro de mi mochila, donde puede seguir el viaje relajado e incluso dormirse felizmente. ¡En invierno incluso llena una manta de lana y una botella de agua caliente dentro de la mochila, para que Jesper esté gusto y calentito”, concluye Aina.

¿Pueden los gatos ser aventureros?

A la etóloga Jill Goldman no le sorprende que Jesper sea un gato aventurero, capaz incluso de esquiar. “Si Jesper tiene el físico adecuado para sentirse cómodo, como pelo largo, y se ha acostumbrado a estas aventuras, no me sorprende saber que el gato pueda incluso esquiar con su humana”, ha contado Goldman en National Geographic . En otras palabras, los gatos aprenden, si sus enseñanzas comienzan cuando son cachorros.

¿Entonces está bien convertir a nuestro gato en un felino aventurero, si vivimos en un entorno tan idílico como Jesper? “Las aventuras son un modo de enriquecer a los gatos, y son ejercicio, siempre que vayamos poco a poco, tengamos cuidado, lo hagamos con seguridad, siempre usando arnés y correa, y nunca pongamos en peligro al felino ni lo expongamos a temperaturas extremas”, añade Goldman.

Una foto publicada por Jesperpus\A.Stormo (@jesperpusen) el


Pero, ¿cómo ha aprendido Jesper a disfrutar de las aventuras? Aina, quien adoptó a Jesper cuando era sólo un cachorro y le ha ha acostumbrado a los viajes desde pequeño, nos cuenta que ha usado técnicas de entrenamiento con Jesper que antes había usado con sus perros. “He tenido varios perros, y puedo decir que entrenarles es mucho más sencillo de lo que ha sido entrenar a Jesper: los perros pueden entrenar durante horas, pero si Jesper decide que no quiere entrenar, entonces nos lo hace saber: nos da la espalda y sigue andando”.

En otras palabras: cuando Jesper se comporta como Aina quiere, ella le refuerza el comportamiento con premios y caricias. Y, cuando no, nunca le castiga, sólo intenta ignorarle. Eso sí, nunca se puede ser estricto con un gato. “Muchas veces dudo de si soy yo la entrenadora de Jesper o si no será al revés: ¡Jesper quien me entrena a mí!”

Psssss: ¡Diría que Jesper quiere decirnos algo!

jesperpusJESPER: “Humana, creo que ya está bien de entrevistas. Es la hora nuestro paseo”

¡Feliz paseo Jesper! ¡Ha sido todo un placer conocerte y charlar contigo!

¿Qué te parece Jesper? ¿Estás tan impresionado como yo con las hazañas de este felino? ¿Sabías que los gatos pueden incluso esquiar si les enseñamos? ¿Tú entrenarías a tu gato si vivieras en un entorno tan idílico y desde cachorro? ¡Cuéntanos por aquí, o a través de Facebook o Twitter! ¡Estamos deseando saber de ti!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *