Agnès Dufau: premio Nobel de los gatos

Agnès Dufau es una amantes de los gatos

Agnès Dufau, Premio Internacional de Bienestar Animal, el Nobel gatuno, es la portavoz del Manifiesto Felino en defensa de los gatos en España.

EVA SAN MARTÍN. Los maullidos de Gi resuenan al otro lado del teléfono en Barcelona. Gi, o Gigante, es el gato rubio enorme y sesudo de Agnès Dufau (Toulouse). Esta activista, presidenta de la Plataforma Gatera, y comprometida con la defensa de los gatos en España es una de las mayores expertas en gatos de toda Europa. No solo eso: ¡nuestra entrevistada tiene el Premio Internacional del Bienestar Felino, algo así como el Nobel gatuno!

Agnès es una #GatoHeroína de garras tomar, como descubriréis en esta entrevista. Ama a los gatos y aboga por sus derechos ciudadanos. ¿Sabíais que ha conseguido que en el Congreso de los Diputados se hable de gatos por primera vez en la historia de España? Este hito gatuno ocurrió gracias al Manifiesto Felino, un proyecto en defensa de los gatos en España, presentado en abril. “El Congreso era el escenario apropiado: los gatos callejeros y domésticos son nuestros conciudadanos, y tenemos que protegerlos”, sentencia esta licenciada en Ciencias Política trilingüe, que ha hecho de la defensa de los felinos su vida. Chicos y chicas de gatos o simplemente interesados en el bienestar animal… ¡Nos os perdáis su entrevista!

Cuatro millones de gatos viven con nosotros en casa en España, felinos mimados y queridos. Pero esta realidad choca con otra muy diferente: miles de gatos callejeros están desprotegidos, cuando no maltratados. ¿Cómo explica esta dualidad?

Es algo difícil de comprender. Creo que tiene que ver con el egoísmo y con los círculos de la compasión: queremos a quienes tenemos cerca pero somos incapaces de sentir lo mismo por los demás.

Agnès en Daya Cervelló

Agnès en el refugio Daya Cervelló, en Barcelona, uno de los proyectos de defensa animal más importantes de esta Nobel gatuna.

¿Todos los gatos de la calle son iguales o conviven animales abandonados con otros callejeros puros?

Entre los gatos existen diferencias importantes en función de su grado de socialización con humanos, es decir, del contacto que han tenido con las personas. Los ingleses lo han entendido bien. Hablan del gato feral o salvaje, un nivel cero de contacto con el humano. Del gato stray o callejero, el que quizás fue abandonado hace tiempo pero que lleva mucho tiempo viviendo en la calle y se ha adaptado, aunque podría volver a vivir entre humanos si le ayudamos.

Por último, tenemos al gato pet, doméstico o de compañía: un gato que vive entre humanos, y que necesita nuestro contacto, más allá de la alimentación. Estos gatos son los que llamamos abandonados cuando aparecen en la calle: no están preparados para vivir sin las personas, y lo pasan mal.

Por eso hay que hablar de ‘gatos de la calle’, los que han nacido en la calle sin apenas contacto con humanos, y de ‘gatos en la calle’, porque en este segundo grupo también hay felinos abandonados que necesitan a las personas.

Gi, o Gigante, el gato rescatado que vive con Agnès.

Gi, o Gigante, responsable de los dulces maullidos durante la entrevista con Agnès, fue adoptado en el refugio de Daya Cervelló.

Y estas diferencias entre gatos que ya han comprendido en Italia, Francia, EE.UU. y Reino Unido sirven para gestionar con éxito las colonias de felinos callejeros…

Estos tres grados de socialización del gato (salvaje, callejero y doméstico) son la herramienta más importante para entender la gestión de colonias felinas urbanas. El gato feral o salvaje de verdad, el que nació en la calle y cuyos padres también nacieron en la calle, no quiere vivir encerrado en un centro de acogida, hacinado en una jaula con otra docena de gatos.

Los franceses los llaman chats libre, gatos libres. Lo que debemos hacer es protegerles, esterilizarlos y conseguir una buena convivencia con sus conciudadanos humanos. No son de nadie sino de todos: son gatos de la ciudad.

gato en Roma

Los gatos en Roma están protegidos como ciudadanos de la ciudad / Foto: Boglárka Miriszlai

¿Y cómo protegemos a los gatos de la calle?

Roma es una ciudad modélica. Una urbe llena de gatos callejeros que viven en sus ruinas y principales monumentos artísticos. Los gatos romanos son ciudadanos protegidos de Roma; y, como tal, figuran en su ordenanza.

El ayuntamiento no solo paga los programas de captura, esterilización y suelta de sus gatos (programa CES), sino que también cubre sus gastos veterinarios, la seguridad social felina. En Roma, si hay un gato atropellado o enfermo que necesita cura veterinaria, el ayuntamiento asume los gastos.

En Barcelona habéis conseguido una ordenanza pionera para proteger a los gatos callejeros, que prohíbe capturarlos para matarlos y establece puntos para alimentarlos gracias a la labor de voluntarios.

Barcelona es una ciudad modélica en España porque reconoce la especifidad del gato feral, hay gestión de colonias felinas y, además, es un programa de ayuntamiento. Aunque solo asume los gastos de esterilización, no los veterinarios.

Este es el camino. La esterilización y gestión de las colonias felinas permite reducir su población y eliminar las molestias a los vecinos, como los ruidos por celos o peleas. La política de retirar y matar de ciudades como Madrid, donde se matan 10,000 gatos al año, según muchas fuentes animalistas, ni funciona ni es ética. No podemos permitirlo, y tampoco callarnos.

Los gatos de la calle son de la ciudad, de la comunidad: son nuestros conciudadanos y tienen que estar protegidos y ser tratados con un mínimo de ética. La protección de los animales de compañía y callejeros tiene que entrar en la agenda política.

Arrumacos felinos con Agnès

¡Yuju! ¡Volteretas y arrumacos en el hombro de Agnès!

¿Pueden Roma y Barcelona servir como ejemplo al resto de España?

Claro. Y, por suerte, no están solas. Ciudades como Málaga, Valladolid y Zaragoza ya tienen programas municipales de gestión de colonias felinas urbanas. También Ceuta acaba de incluir a los gatos callejeros en su reglamento: los considera parte de la ciudad y los protege.

Agnès durante la presentación del Manifiesto Felino en el Congreso de los Diputados en abril. / Foto: Manifiesto Felino

Agnès durante la presentación del Manifiesto Felino en el Congreso de los Diputados en abril. / Foto: Manifiesto Felino.

¿Qué dice el Manifiesto Felino que defendiste en el Congreso este abril?

El Manifiesto Felino surge del proyecto europeo Caro Cat, donde soy consultora, y ha sido validado por expertos felinos europeos y veterinarios españoles. Este Manifiesto Felino traza la hoja de ruta de la gestión ética de los gatos en España, que está en mano de los ayuntamientos. Reclama la necesidad de reconocer la especificad del gato callejero, y de protegerlo a través de la gestión de colonias y del método CES: captura, esterilización y suelta.

Pero el Manifiesto no solo habla de gatos de la calle, sino de todos los gatos en España. El microchip y el registro obligatorio de nuestros felinos, tanto callejeros como domésticos, son sus primeros puntos. ¡Solo el 5% de los gatos recogidos tiene microchip!

No podemos seguir sin datos oficiales: nadie conoce cuántos gatos callejeros o abandonados hay en España ni existe un censo certero de nuestros felinos domésticos. No podremos proteger a los gatos si no están identificados. Sin datos, no existen.

Agnes en Daya Cervelló

¿Qué necesita el Manifiesto Felino para pasar del papel a la acción?

El siguiente paso es que las asociaciones gateras se sienten con los ayuntamientos. El objetivo es poner en marcha los diez puntos del Manifiesto. Pero si no pueden ser todos, vayamos poco a poco.

[Psssss…. Aquí Eva: tenéis los diez puntos del Manifiesto Felino al final de la entrevista]

Hablas de método CES, captura, esterilización y suelta de los gatos callejeros. ¿Por qué es tan importante?

La problemática de los gatos sin dueño en España es enorme. Los abandonos todavía son frecuentes y la gente no se gasta el dinero en esterilizar. Todo esto hace que la población de gatos que acaban en la calle y reproduciéndose sea muy importante.

La opción de no hacer nada, practicada por la mayoría de ciudades, nos lleva a molestias importantes para la gente, problemas de convivencia, envenenamientos, etc. La segunda opción más practicada es recoger a los gatos y matar: esto cuesta dinero público, además de no ser eficaz. Es lo que hace Madrid, y no funciona.

CES, captura, esterlización y suelta

El CES es el método de gestión ética de las colonias de gatos callejeros, a través de la captura, esterilización y suelta. Los felinos son alimentados y cuidados por voluntarios. No solo es el único método eficaz sino que, además, es el más económico. En Barcelona lo saben: si no fuera por el trabajo de la gestión de colonias, todo esto nos costaría diez veces más. El activismo aporta su tiempo, dedicación y, muchas veces, su dinero.

Pero hay más. Después de una década de trabajo CES, no solo se están reduciendo las poblaciones felinas sino que la gente ya percibe que los gatos están mejor. El 80% de las instancias por gatos que recibe el ayuntamiento son positivas: es decir, piden la acción del ayuntamiento por un tema de bienestar animal. ¡Solo el 15% son quejas!

Agnès Dufau tiene sus webs felinas en Plataforma Gatera y la web del Gato Paco. También podéis seguirla en Twitter: @catadicta.

Espero que hayáis aprendido con Agnès y disfrutado de esta entrevista tanto como yo. ¡Dejad vuestros comentarios, impresiones! ¡Estamos deseando escucharos!

manifiesto

9 pensamientos en “Agnès Dufau: premio Nobel de los gatos

  1. barbara

    Simplemente haceros llegar que en Benalmádena ya no hacen campañas de castración hace años…Los llevan a una residencia llamada Paraíso en Alhaurín de la Torre donde los tienen como mucho 1 semana y luego los matan, dicho por un trabajador de allí.

    Yo vivo en una urbanización en Benalmádena donde tengo continuas peleas con la presidenta por el tema de los gatos. Ella ha llegado a avisar al ayuntamiento por los gatos sin contar con la opinión del resto de vecinos, cosa que creo no puede hacer, por cierto.
    El ayuntamiento contrata a Paraíso y allí no duran ni una semana.

    Me produce pena, verguenza…que sigamos siendo tan bestias en el siglo XXI. Mi presidenta no quiere gastarse el dinero de la comunidad en castrar…y eso que la comunidad está muy bien de dinero…no le tiembla el pulso a la hora de condenar unos pobres gatitos a una muerte segura. Solo quería que lo supierais y por si podeis ayudarme o recomendarme algo. Gracias,

    Bárbara.

    Responder
    1. Eva San Martín Autor

      Hola Bárbara; Gracias por contarnos este problema. Mientras que la ley llega, una alternativa es contactar con una asociación capaz de ayudaros a recolocar la colonia en otro sitio; Si donde están no los quieres, me temo que tiene mal arreglo. También puedes luchar, hablando con el concejal del ayuntamiento pertinente, y explicándole que la ley en España avanza hacia el no sacrificio. Pero, es mejor si cuentas con ayuda de una asociación gatera de la zona. Cuéntanos cómo va, y seguiremos la noticias.

      Un abrazo peludo, y grrracias por tu amor por los gatos.

      Responder
    2. Sonya París

      Hola. La empresa Paraíso esta contratada por la Diputación; cada ayuntamiento paga 20.000 euros al año por la recogida de animales abandonados. Los particulares no llaman a Paraíso de manera directa: tienen que avisar a la policía local primero y estos a Paraíso. Una empresa como esta, por desgracia, ahora mismo es necesaria, entre comillas. No me mal interpretéis: yo alimento y castro colonias felinas. Pero las personas culpables de los abandonos son los verdaderos responsables de la situación a la que hemos llegado.

      Ni siquiera hay programa CES, y como viven en nuestras zonas urbanas buscando comida, etc. pues causan problemas, sin que tengamos a mano soluciones. Por suerte, poco a poco más ayuntamientos se conciencian, pero creedme que es difícil.

      Un saludo;

      Sonya

      Responder
      1. Eva San Martín Autor

        Hola Sonya;

        Gracias por comentar. Como dices, los programas CES de captura esterilización y suelta de gatos son la única forma de gestión ética delos gatos de la calle, y la mejor forma de protegerlos, conviérdolos en un potencial para ciudades y pueblos. Las leyes de protección animal, además, hacen que el CES sea cada vez más necesario y esencial. Te dejo más información: Qué es el CES y otras 6 formas de ayudar a los gatos callejeros.

        ¡Gracias por hablar En El Nombre del Gato!

        Un abrazo peludo!

        Eva

        Responder
  2. Lynn

    I wholeheartedly agree with what is said here. After moving to Spain to Murcia I had NO IDEA of how not only the cats but the dogs are treated here.
    Hunting dogs treated appallingly abandoned and tortured dogs. Cats poisoned!! Children treating cats so terrible what is the matter with the people that let there children have no respect of life?
    They say a country is judged by how they treat the animals well this says a lot about Spain doesn’t it.
    The urgency is here for all to see, The program they suggest here would end the endless litters being born in the streets and the family owned cats if the sterilisation program suggested was implemented.
    I hope something is done to help the cats and dogs in Spain it needs to be done now!!!

    Responder
    1. Eva San Martín Autor

      Dear Lynn;

      Thanks for coming by and expresing your love for animals. I completely agree. Hope people like us and places like this magazine help us to walk toward that aim: support the respect and love for cats and dogs.

      Furry hug;
      Eva

      Responder
  3. Ame

    Acabo de descubrir este blog… Ojalá todos esos puntos se cumplieran por el bien de los gatos (y de los que somos amantes de ellos). Se me parte el alma cada vez que veo a uno en la calle, y eso que, gracias a Dios, vivo ahora en una ciudad “bastante civilizada” en este sentido. Pero, en otra, he visto cosas horribles colaborando con una asociación, como encontrarte a cinco bebés abandonados en una caja… que saqué adelante con mucho esfuerzo. Pero discrepo en algo, yo tengo dos gatos, esterilizados en su momento porque podía, pero no chipados por cuestiones económicas, del mismo modo que no puedo vacunarlos anualmente. Igual que hay vacunaciones de perros, casi gratuitas, por parte de algunos Ayuntamientos, debería haberla de gatos. No sé por qué se les considera inferiores. Son ellos los que deberían concienciarse e incluirlos en estos programas. Y lo dice alguien que quiere a sus “hijos” con locura, pero que no tiene recursos… nos toca pelear…

    Responder
  4. Eduardo Gómez Calvo

    Nosotros en campello alicante, cuidamos una serie de colonias les alimentamos con nuestro dinero, el ayuntamiento te facilita un carnet para poder alimentarlos,pero no hacen mucho más, ahora hay un problema grave porque como siempre en un terreno donde habitan una colonia bastante numerosa van a construir y andan bastante desorientados, y no sabemos como se moverá la colonia, y encima por alimentarlos tienes que aguantar que te digan de todo hay gente que tienen menos humanidad que los propios animales,que a los dos días de alimentarlos ya nos hacen gracias de todo tipo,en casa convivo de toda mi vida con ellos y para mi no hay animal comparable a los gatos, ahora tengo tres y un perro si pudiera me los llevaba a todos bueno un saludo a todos los que miran por las colonias gatunas,me gustaría que nuestros ayuntamientos miren más por ellos

    Responder
    1. Eva San Martín Autor

      Hola Eduardo;

      Intentad comenzar la relocalización de la colonia cuanto antes. Lo ideal es que fuera de forma natural, moviendo la comida de sitio. En estos casos, mejor optar por comida húmeda, para reagrupar la colonia.

      Si todo esto no fuera posible, habría que intentar capturar y llevarles a un sitio seguro.

      ¡Muchas suerte! Mantednos informado!

      Eva

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *