¿Cómo cepillar al gato y que le guste? ¡Es posible!

cepillar al gatos y que les guste

¿Ciencia ficción o misión peluda posible? Cepillar al gato y que los 2 disfrutéis es más fácil de lo que crees.

EVA SAN MARTÍN. Esa lengua felina…. ¡ummmm! Tu gato maneja ese pequeño y espinoso músculo con la precisión de un ninja. ¿Pero sabías que aunque tu minino pasa 8 horas al día ejercitando su lengua en tareas de higiene personal sigue necesitando tus cepillados?

Cuando tu gato recorre su cuerpo con ayuda de su lengua-ninja retira montones de pelo muerto. Pero no sólo: la lengua del gato atrapa el polvo, restos de comida y (confesión) ¡hasta restos de pintalabios, en el caso de Cooper, Cabo, Martes y Billy! (¿soy la única que no puede evitar besar a sus bolas de pelo recién maquillada?) Demasiado tragar para un pequeño minino…

puking-cat-adam-tot-cepillar

Vomitona gatuna, señal de que no cepillas bien al gato… Por Adam Ellis

Una vez que el sesudo felino está satisfecho con su labor de limpieza, su preciso músculo ninja se abandona a la tarea de recorrer bien cada pelo con la misión de aislarlo de la temperatura exterior, haga frío o calor. Este lameteo reparte los aceites naturales del gato por todo su pelaje y explica por qué el pelo de un gato sano brilla.

Y ahora que sabes todo esto, ¿te parecen mucho 8 horas diarias para la titánica tarea felina?

¿Por qué hay que cepillar al gato?

Aunque el ninja peludo con el que compartes la vida es harto meticuloso, necesita tu ayuda. Todos los gatos se benefician de un buen cepillado: cuánto más constante seas con la higiene de tu amigo de cuatro patas, más bonito y sano se verá su pelo.

También reducirás las vomitonas en sitios inesperados, gajes de la gente con gatos (aquí te cuento cómo acepté que ser una loca de las gatitos no está tan mal). El motivo es que tragan mucho pelo, ¡todo el que no has retirado con el cepillo!

**Aquí tienes 8 trucos para cepillar al gato, que tu minino quiere que sepas (vídeo)

Un buen cepillado semanal o diario (en el caso de los gatos de pelo largo) reduce la cantidad de pelo que acabará en el sofá… ¡y los escupitajos de bolas de pelo que pisas descalzo al despertarte! (Cabo, ¿te das por aludido, grrrrr?)

cabo-retrato-acicala-y-lengua-fuera-2

“Lick, lick, lick…. Chupo, chupo, y no te escucho”. Cabo

Pero, bromas aparte, esas bolas de pelo pueden ser muy peligrosas para los mininos.

¿Qué necesitas para cepillar a tu minino?

Primer mandamiento peludo: reúne todo lo que necesites para cepillar al gato antes de empezar. ¡De esta forma no tendrás que desertar en mitad de la tarea para ir a buscar un cepillo! ¿Mi truco? Utiliza un neceser grande, donde quepan todos los cepillos y peines del gato.

Los gatos de pelo largo necesitan un cepillo de púas largas y rígidas que penetren bien en el pelaje. Y un peine de púas anchas para los enredos. Los nudos difíciles puedes deshacerlos con ayuda de aerosoles de peluquería felina. ¡Pregunta a tu veterinario!

cepillos-gatos

Armamento de ‘cat lady’ o ‘cat daddy’: (derecha a izquierda) cepillo de púas largas, cepillo de brochas suaves, cepillo de púas metálicas y peine FURminator.

Los gatos de pelo corto, como Cooper (el ronroneante peludo en la mesa de peluquería), Cabo, Martes y Billy, se arreglan bien con un cepillo suave y otro de púas metálicas. Aunque, para felinos de pelo tan denso como el de Billy, un cepillo de púas largas puede funcionar mejor. ¿Para terminar? Yo he descubierto el FURminator y puedo decir que no hay nada que atrape tanto pelo muerto.

¿Dónde cepillar al gato? Si usas una mesa, tu espalda no sufrirá. Elige uno de los sitios preferidos de tu bola de pelo. Y coloca un cojín o alfombra encima para que tu minino tenga donde agarrarse: ¡se sentirá mucho más seguro!

¿Cómo cepillar a tu gato y que le guste? 7 trucos

1. “Humano, ¡tócame mucho!” Los toqueteos y caricias desde pequeño lograrán que tu bola de pelo se encuentre más cómoda cuando llegue la hora del cepillado. Si tu gato adulto huye cuando te acercas con el peine, el primer paso es lograr que se sienta seguro con tus caricias.

2. ¿Tú y yo nos conocemos de algo? El gato aceptará el cepillo sin erizar los bigotes si las presentaciones son paulatinas. Aprovecha el momento en que tu gato está tranquilo en el sofá para sentarte con él y mimarle, y deja el cepillo cerca de vosotros.

3. ¡Dame mimitos peludos! Los preliminares son importantes para un gato (purrrrr): acaricia a tu bola de pelo con generosidad antes de lanzarte con el cepillo. Recorre todo tu cuerpo, de este modo conocerás cuáles son sus zonas más sensibles y dónde tendrás que tener más cuidado. Este manoseo también nos descubre posibles heridas o, no lo queramos, pulgas.

4. ¡Ráscame la cabeza! La cabeza es un punto G para los felinos, por gustoso y gozoso. Aprovecha esta debilidad gatuna para comenzar por aquí el cepillado. ¿Preparado para un tropel de ronroneos?

5. Humano, ¡no te pongas pesado! Haz que el cepillado sea una extensión natural de las caricias para el gato: algo divertido, corto, casual. ¡No seas canso, purrrrfavor! Una vez que consigas que el minino disfrute del cepillado, la experiencia será agradable para los dos. Lo corto, si bueno (y frecuente), ¡dos veces rico!

6. Nada de torturas chinas, purrrfavor. Repite como un mantra la regla peluda: “no haré daño al gato”. La razón por la que muchos felinos huyen del cepillo es que la sesión es dolorosa. No empujes, le des tirones o seas brusco. El gato es un animal amoroso.

Su piel es muy delicada. Y las zonas huesudas, como la espina dorsal, pueden ser extremadamente sensibles, por lo que un cepillado brusco le hará daño. ¿A quién no le gusta que el peluquero le mime?

cepillar-gatos-sin-enfandos

Cooper dice purrrrrrr. ¡Misión peluda conseguida!

***
Aviso peludo: si todavía no sigues a En el Nombre del Gato en Facebook, ¡no te olvides de hacernos una visita! Somos más de 500 humanos sesudos, ¡y nos encantará compartir las fotos de tus bebés peludos!

2 pensamientos en “¿Cómo cepillar al gato y que le guste? ¡Es posible!

  1. Carmen en su tinta

    Hola. Tomo nota de todas tus recomendaciones. Mi gata ve el cepillo y huye, con eso ya puedes comprobar lo poco que le gusta. Me ha encantado tu blog y me suscribo a él. Muy interesante para todos los que tenemos gato.

    Un abrazo grande.

    Responder
    1. Eva San Martín Autor

      ¡Hola Carmen! Estos trucos ronroneantes te ayudarán… ¡no dejes de contarnos si te han funcionado! Bienvenida a la cada vez más grande comunidad de humanos conscientes. ¡Gracias por tus bonitas palabras! Un abrazo peludo y grande! Eva

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *